CONMEMORACIÓN BOMBARDEOS HIROSHIMA Y NAGASAKI. CÓRDOBA 9 DE AGOSTO 21 HORAS JARDINES DE LOS PATOS

Como ya es tradicional, el próximo martes 9 de agosto la Asamblea Antinuclear de Córdoba convoca una concentración con motivo del 77 aniversario del lanzamiento de las bombas atómicas sobre las poblaciones japonesas de Hiroshima y de Nagasaki. Durante la misma se procedera a colgar un senbazuru, compuesto de mil grullas de origami unidas por hilos (https://es.wikipedia.org/wiki/Senbazuru)

La acción militar llevada a cabo sobre ambas ciudades, como ha podido documentarse posteriormente, era totalmente innecesaria para concluir la Segunda Guerra Mundial, toda vez que Japón tenía ya decidida su rendición. Pese a ello, el presidente de Estados Unidos quiso probar esa nueva arma en condiciones reales y, de paso, lanzar una advertencia a su enemigo, la entonces Unión Soviética. No importó que para eso hubiera que arrasar ciudades enteras y masacrar a cientos de miles de personas.

Desde entonces, el desarrollo del arsenal nuclear de las principales potencias mundiales viene sometiendo a la Humanidad a una amenaza permanente de destrucción que se ha recrudecido en estos últimos meses por el afán imperialista de los presidentes de Rusia y de Estados Unidos, apoyados por sus respectivos aliados, haciendo planear de nuevo sobre nuestras cabezas la sombra de una guerra nuclear. Esta vez el campo de batalla está siendo Ucrania, cuyo pueblo está sufriendo de forma dramática las consecuencias de una guerra cruel y devastadora, que se va prolongando en el tiempo y corre el riesgo de extenderse por Europa. La respuesta ha venido en forma de revitalización de la OTAN, políticas de rearme e incremento del gasto militar. La escalada de tensión internacional está así garantizada.

Los colectivos y organizaciones que integramos la Asamblea Antinuclear de Córdoba volvemos a denunciar que la carrera armamentística que mantienen las grandes potencias mundiales no solo es una amenaza para la seguridad y supervivencia de la vida en la Tierra sino una absoluta inmoralidad, al dedicar ingentes recursos monetarios, materiales, de investigación y de trabajo a crear armas mortíferas en lugar de dedicarlos a garantizar la vida y la salud de la Humanidad. Por eso exigimos que el Gobierno español, tal como se comprometió, ratifique el Tratado Internacional sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, auspiciado por Naciones Unidas, que ya han suscrito 122 países pero rechazó firmar en 2017 Mariano Rajoy, obedeciendo a los intereses de la OTAN y Estados Unidos.

No olvidamos tampoco los riesgos del llamado “uso civil” de la energía nuclear, que han ocasionado y ocasionan una contaminación radiactiva imposible de eliminar durante siglos, con sus efectos sobre la salud y la vida, a los que se añaden las gravísimas consecuencias de los innumerables accidentes de las centrales nucleares, como nos siguen recordando las secuelas de Chernobyl y de Fukushima. Por ello rechazamos enérgicamente la reciente decisión del Parlamento Europeo que, cediendo a las presiones del poderoso lobby energético, ha declarado la energía nuclear, junto a la producida por el gas, como energías “verdes y sostenibles” con el único fin de que puedan beneficiarse de las ayudas e inversiones destinadas a la transición de modelo energético.

La crisis energética está constituyendo un pretexto para que muchos países vuelvan a apostar por la energía nuclear en lugar de replantearse con valentía un verdadero cambio de sistema productivo, económico y energético que beneficie a la mayoría social y respete el planeta que habitamos. Por eso, volveremos a exigir al Gobierno español firmeza en el plan de cierre de los 7 reactores nucleares funcionantes en nuestro país, descartando la posibilidad de autorizar la prórroga de funcionamiento de las centrales de Vandellós y Almaraz que ahora están planteándose. Igualmente, un plan de control y cierre del cementerio nuclear de El Cabril que padecemos en la provincia de Córdoba.

En memoria de las víctimas de los terribles bombardeos atómicos, de las pruebas nucleares realizadas durante décadas en distintos territorios y de los accidentes de centrales nucleares, la Asamblea Antinuclear de Córdoba convoca a la ciudadanía cordobesa con los lemas en los que venimos insistiendo durante todos nuestros actos:

Hiroshima y Nagasaki nunca más”, “Fukushima nunca más”, “Chernobil nunca más”, “Cierre del cementerio nuclear del Cabril”, “Energía nuclear, ni civil ni militar”.

       ASAMBLEA ANTINUCLEAR:

Alianza Verde.

ANIDA.

Córdoba en Común.

Ecologistas en Acción Córdoba.

HORNASOL, Asociación Ecologista de Hornachuelos.

Ingeniería sin Fronteras, ISF.

Izquierda Unida (IU-LV-CA).

Partido Comunista de Andalucía, PCA Córdoba

Podemos.

USTEA.

Verdes EQUO.

Para más información:

Guillermo Contreras, 678 639 246.

Salustiano Luque 663 288 183.


SENBAZURU: MIL GRULLAS DE ORIGAMI.

Gracias a la aportación de un voluntario antinuclear, el martes día 9 de agosto, en la concentración antinuclear que se celebrará en la glorieta de las ciudades Hiroshima y Nagasaki, se desplegará una ofrenda de un Senzaburu, un conjunto de 1.000 grullas plegadas en papiroflexia. Adjuntamos información obtenida de la enciclopedia virtual Wikipedia:

Las Mil grullas de origami son un conjunto de mil grullas de origami (plegado de papel sin usar tijeras ni pegamento) unidas por hilos.

Una antigua leyenda japonesa promete que cualquiera que haga mil grullas de papel recibirá un deseo de parte de una grulla, tal como una vida larga o la recuperación de una enfermedad.

Las mil grullas de origami se convirtieron en símbolo de paz en Japón, debido a la historia de Sadako Sasaki (1943-1955), una pequeña niña japonesa que deseó curarse de su enfermedad producida por la radiación de la bomba atómica (leucemia) construyendo mil grullas.

https://es.wikipedia.org/wiki/Senbazuru

Sadako Sasaki , Hiroshima, 7 de enero de 1943-25 de octubre de 1955) fue una niña japonesa, que tenía dos años cuando quedó expuesta al bombardeo atómico contra civiles realizado por los Estados Unidos el 6 de agosto de 1945 en la ciudad de Hiroshima. Se convirtió en una de las hibakushas más conocidas, término japonés que significa "persona afectada por la bomba atómica". Es recordada por la historia de las mil grullas de origami, y a la fecha es uno de los emblemas sobre las víctimas inocentes de la guerra.

Sasaki el 6 de agosto de 1945 vivía con su familia en una casa cerca del puente Misasa, en la ciudad de Hiroshima. La bomba atómica explotó a 1700 metros de distancia. Sadako voló a través de una ventana y su madre salió corriendo de la casa, sospechando que la encontraría muerta, pero estaba viva, indemne, sin lesiones aparentes. Mientras huía por la calle, Sadako y su madre quedaron atrapadas en la "lluvia negra".

Creció como cualquier otra chica, convirtiéndose en un miembro importante del equipo de relevos de su escuela.

En noviembre de 1954, Sadako ―de once años de edad― desarrolló una hinchazón en el cuello y detrás de las orejas. Después de su 12.º cumpleaños (el 7 de enero de 1955), se le diagnosticó leucemia maligna aguda de las glándulas linfáticas. El 20 de febrero de 1955 Sadako fue hospitalizada. Los médicos le pronosticaron, como máximo, un año de vida.

En esta época ―diez años después de la explosión atómica―, se observó un aumento en los niveles de leucemia, especialmente entre los niños. A principios de los años cincuenta los japoneses sospechaban que esos casos eran causados por la exposición a la radiación.

Al día siguiente, 21 de febrero de 1955, Sadako fue admitida como paciente en el hospital de la Cruz Roja de Hiroshima para tratamiento y transfusiones de sangre. En el momento en que fue admitida, su recuento de glóbulos blancos era seis veces mayor que el de un niño de su edad.

En agosto de 1955, después de dos días de tratamiento, fue trasladada a una habitación con una compañera de cuarto, una niña estudiante de secundaria que era dos años mayor que ella, también enferma de cáncer. Fue esta compañera quien le contó la leyenda japonesa que promete que a quien pliegue mil grullas de origami se le concederá cualquier deseo. Ella le enseñó a Sadako cómo doblar las grullas de papel.

Una versión popular afirma que Sadako no alcanzó la meta de doblar 1000 grullas, que solo dobló 644 antes de su muerte, y que sus compañeras de escuela completaron las 1000 y las enterraron con ella. Sin embargo, en un documental en blanco y negro, el padre de Sadako, dijo que había hecho aproximadamente 1400 grullas de papel, que sus padres guardaron en su casa. Y mostró las grullas en el documental. Las compañeras de escuela hicieron mil grullas de papel que se enterraron con Sadako. Esto se explica también en el libro Sadako y la leyenda de las mil grullas de papel. Una exposición que apareció en el Museo Memorial de la Paz de Hiroshima declaró que a finales de agosto de 1955, Sadako había logrado su objetivo y continuó haciendo más grullas.

A pesar de que, durante sus días en el hospital, Sadako tenía mucho tiempo libre para doblar las grullas, se le acabó el papel. Utilizaba envoltorios de medicamentos y cualquier otra cosa que pudiera conseguir. Para ello iba a las habitaciones de otros pacientes a pedirles el papel de sus regalos de buenos deseos. Su amiga Chizuko le conseguía papel de la escuela.

Durante su permanencia en el hospital su estado empeoró progresivamente. Ya muy grave, en la mañana del 25 de octubre de 1955, después de que sus padres le instaran a comer algo, Sadako pidió té de arroz. Cuando lo saboreó, comentó: «Es sabroso». Esas fueron sus últimas palabras. Con su familia a su alrededor, Sadako murió a la edad de 12 años.

Monumentos

En el Parque de la Paz de Hiroshima fue construida la estatua dedicada a Sadako en 1958, en la base está escrito «Este es nuestro grito, esta es nuestra plegaria: paz en el mundo». La historia fue tan impactante que trascendió los límites de Japón, convirtiéndose en un referente mundial de los movimientos pacifistas


https://es.wikipedia.org/wiki/Sadako_Sasaki






En 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ACTO DE ENTREGA DE LOS PREMIOS DEL, X CERTAMEN SEMINARIO EN HORNACHUELOS

PEDIATRA PARA HORNACHUELOS

JOSÉ DANIEL GARCÍA